Escritor por encargo

Escritor por encargo
escritores freelance

domingo, 4 de noviembre de 2012

Las variedades de París: libros y zapatos

La modernidad ha terminado por vencer los espíritus más preclaros. Esa parece ser la situación, luego de ver en la red la noticia que se produjo a mediados de este año 2012, y que a nadie parece importar. Una tienda parisina, ha hecho trizas varios libros, aparentemente para dar un toque de sofisticada distinción a la exhibición  de sus elegantes zapatos y multiplicar así sus ventas. Esta estrategia comercial parece calcada del performance de un "artista" centroaméricano que hace un tiempo, ató a un perro famélico hasta que la consunción producida por el hambre termino por matar al animal.

Parece que la estratagema consistente en causar revuelo con estos "happenings", es el nuevo caballo de batalla de muchos. No es lo mismo gritar en medio de una plaza pública para exigir algo al gobierno, que hacerlo desnudo. Estos provocadores, pretender por medio de trucos y bajezas, llamar la atención de los sensibles, o de los menos bárbaros que quedamos en una época, que parece comprarlo todo, incluida la moral y la cultura, como si de un cliente que ofrece una jugosa propina a un mozo de turno se tratara.

Si se avecina el fin de la cultura, como parece proclamarlo el advenimiento del consumismo desmedido en todos los sentidos, ¿qué será de los artistas? Si el ciberarte se adueña del mundo, entonces, ¿necesitan los artistas "acomodarse" a las nuevas circunstancias que les impone el medio? Al parecer, terminaremos por vender nuestros poemas, novelas, pinturas y esculturas, para que sean meros apéndices de lo verdaderamente importante: las mercancías.

Les dejo un poema, a los hipotéticos lectores, para ilustrar la idea:



                                                                       
                                                                        Variedades de París

  


Hombres de negocios enfundados
En trajes de seda blanca y lino
Danzan sobre sus zapatillas flamantes
Exhiben orbitas doradas en sus muñecas
Que marcan su exquisito y valioso tiempo.
Las vitrinas ofrecen zapatos de ante,
Tonos de mocasines en cuero,
Diseños italianos, franceses.
Los burgueses hacen su carnicería,
Su performance, la hoguera de las vanidades: 
Para vender zapatos han destrozado libros.
El progreso pasa por encima de Víctor Hugo;
Balzac y Dostoievsky, son aplastados
Por la idea del consumismo y la microeconomía.
«Es el avance, del que los estúpidos poetas nada saben»,
Dice Shylock, organizando su mercancía,
Apilándola sobre Fausto y La Divina Comedia.
El nazismo y los índices prohibidos
Palidecen ante el voraz consumismo
La secta sagrada de los enajenados. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario