Escritor por encargo

Escritor por encargo
escritores freelance

domingo, 6 de enero de 2013

El hombre más inteligente del mundo




Christopher Michael Langan: ¿el hombre más inteligente del mundo?


Leemos para abarcarlo todo. Creemos que sabemos todo cuánto existe por la referencia de unas páginas de un modesto libro. Bueno, no agotamos las esperanzas, somos una especie peculiar de bacterias pensantes, viajando a través de una burbuja de agua por el universo. Somos arriesgados, ilusos, creemos en la utopía. Hace un par de días me enteré que existía sobre la faz de esta tierra, entre siete mil millones de personas, una que en nuestro afán de categorizarlo todo, ha sido calificado groseramente como el hombre más inteligente vivo sobre el planeta. Es curioso, pensé, habiendo una galería tan interesante de nombres: Einstein, Bach, Leonardo da Vinci, Michelangelo Buonarrotti, Kepler, Newton, Beethoven, Mozart, Wittgenstein, Heidegger, Leibniz, Schroedinger, Niels Bohr, Cervantes, etc.

Pero la imagen de este hombre, dista de la de todos estos titanes que han forjado la idea de nuestro mundo conocido. Es un hombre que responde al llamado corriente bajo el seudónimo de Christopher Michael Langan. ¿Quién diablos es?, me dije. Bueno, en este mundo de Wikipedia, no les será difícil hallar datos del personaje. Lo que me llamó la atención, aparte de su aspecto de camionero curtido en las lides rusticas del transporte por la larga red de carreteras norteamericanas ―bigote y camisa sin mangas incluida―; su porte de hombre anodino, del estereotipo de los que se pueden hallar en una cantina a orillas de una interestatal bebiendo cerveza o Jack Daniels, fue su portentosa inteligencia. 

En una entrevista que puede conseguirse armado de paciencia y un conocimiento aceptable de inglés, aclara que sí, si es por la clasificación estandarizada, que hace un organismo de catalogación del cociente intelectual a nivel mundial, entonces él se puede considerar un genio. Sin embargo, en lo concerniente a un hombre corriente y silvestre, es igual a cualquier hijo de vecino con que nos topamos diariamente en la parada de bus.

Bueno, llegados a este punto, ¿cuál es la gracia del tipo? Resulta que su historia dramática de maltrato y abandono infantil, hizo que se dedicase a forjar su cuerpo para defenderse de la dictadura brutal de un padre abusador, que el mismo echó de casa a golpes a los catorce años. Sin posibilidades de estudiar en la universidad, se dedica a malvivir en oficios disimiles y desgraciados: conserje, ayudante de cualquier cosa y gorila de bar, dada su complexión robusta. Este hombre se dedicó recopilar por medio de áridas lecturas, su pasión por el conocimiento científico. A tal punto que ha llegado a sistematizar sus pensamientos en forma de teoría filosófica. Esto, recordemos, es la ambición del pensamiento científico y de la epistemología: poner en orden los conceptos, el sistema del universo, que según Langan, reside en el cerebro de cada uno de los habitantes de este planeta. No tengo herramientas científicas para expresar con mayor claridad o interpretar este documento: cada quién que saque sus conclusiones. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario