Escritor por encargo

Escritor por encargo
escritores freelance

martes, 16 de abril de 2013

Walter Benjamin, los consejos del maestro

 

     Walter Benjamin (1892-1940)

En la red se encuentra el navegante tesoros flotantes, en los que a veces nadie repara. Mucho autor novel,  que desconoce los mecanismos de relojería que subyacen a un texto bien escrito, desea saber algo más que no sea el lugar común de siempre como las Cartas a un joven Novelista de Vargas Llosa o los consejos de Borges o Quiroga, que no están de más desde luego. Walter Benjamin, fue un pensador marginal, autocrítico, curioso, con inquietudes múltiples que tenía un duende malpensante que le susurraba al oído ideas de gran lucidez y concepción íntima. Desconocía los rigores académicos que anquilosan el alma de los artistas. De la  mano de Baudelaire, buscó por los vericuetos de París la luz de la belleza, que llegaría a destiempo para él, por medio de un largo callejón que lleva al mar en Portbou mientras huía del monstruo nazi. Antes de eso dejó trece tesis como carta de navegación para cualquiera que se aventure a escribir un texto.


                                                                                         

                                                    &




La técnica del escritor en trece tesis: La línea de tiempo de advertencia de Walter benjamín sobre la escritura

Por María Popova*


«Cuanta mayor circunspección en el retraso de anotar una idea, con mayor madurez se dará a sí misma».


“Escribir con la puerta cerrada, reescribir con la puerta abierta”, advertía Stephen King. “Haz ejercicios de espalda”, sugiere Margaret Atwood. “Conoce todo acerca de adjetivos y puntuación; eso tiene inteligencia moral”, aconsejó Susan Sontag. Cada autor consumado tiene distintos secretos para elaborar su escritura, pero algunos de los más duraderos consejos provienen del legendario crítico alemán, filósofo y ensayista Walter Benjamin. En una sección titulada “Post no Bills” de 1928 en su tratado “Calle de una sola vía” que se encuentra en sus Reflexiones Indispensables: ensayos aforismos y escritos autobiográficos, Benjamin ofrece trece claves esenciales para la técnica del escritor, tocando temas familiares como el valor de poseer un libro de notas (Virginia Woolf), el periodo de incubación de ideas (T.S. Eliot), el papel de la disciplina (Henry Miller) y los distintos estadios de la escritura (Malcom Cowley).





La técnica del escritor en trece tesis
Walter Benjamin

1-Toda persona que desee embarcarse en una gran obra debe ser indulgente consigo mismo y, tras completar una jornada, no negarse a nada que no vaya a afectar el texto.

2-Hable de lo que usted ha escrito, por todos los medios, pero no lo lea mientras el trabajo está en curso. Cada gratificación adquirida de esta forma aflojará su ritmo. Si se sigue este régimen, el creciente deseo de comunicarse será al final un motor para su conclusión.

3-En sus condiciones laborales evitar la mediocridad cotidiana. Una quietud media con un fondo de insípidos ruidos, es degradante. Por otro lado, el acompañamiento de estudios musicales o un murmullo de voces pueden llegar a ser tan significativos para el trabajo como el silencio perceptible de la noche. Este último agudiza el oído interno, actuando el otro como una piedra de toque para una dicción lo suficientemente amplia como para enterrar incluso los sonidos más díscolos.

4-Evite materiales como útiles de escritura. Una pedante adhesión a ciertos papeles, lápices, tintas es beneficiosa. No lujosa, pero una gran cantidad de estos utensilios es indispensable.

5-Que no pase de incógnito ningún pensamiento, y mantenga un libro de notas tan estrictamente como las autoridades mantienen su registro de extranjeros.

6-Mantenga su pluma al margen de la inspiración, que luego se atraerán con poder magnético. Cuanta mayor morosidad al momento de anotar una idea, con mayor madurez se dará a sí misma. El discurso conquista el pensamiento, pero la escritura lo dirige.

7-Nunca dejar de escribir porque se has quedado uno sin ideas. El honor literario requiere separarse del texto sólo en un momento designado (a la hora de comer, una reunión) o al final de la obra.

8-Llenar los vacíos de inspiración copiando sistemáticamente lo ya escrito. La intuición se despertará en el proceso.

9-Nulla dies sine linea (Ningún día sin una línea) –pero puede haber semanas.

10-Considere la posibilidad de un trabajo imperfecto sobre el que no haya vuelto alguna vez desde el atardecer hasta el despuntar del día siguiente.

11-No escriba la conclusión de una obra en su estudio familiar. No encontrará el valor necesario allí.

12-Etapas de la composición: ideas-estilo-escritura. El valor de la copia de un texto pasándolo en limpio es que la atención ya sólo se centra en la caligrafía. La idea mata la inspiración, la idea encadena el estilo, la escritura remunera al estilo.

13- La obra es la mascarilla funeraria de la concepción.

*Traducción libre del inglés.


Fuente original

No hay comentarios:

Publicar un comentario